Nuestra Historia

A  principios del año 2000 DIOS pone en el Corazón de hermano Leonel Túchez la visión de instalar en la zona del oriente de nuestro país, un medio de comunicación que transmitiera el Mensaje de Salvación y Música Cristiana a una cultura tan necesitada como ésta. Es así como DIOS abre las puertas para que en una subasta de frecuencias de radio, hermano Leonel Túchez pudiera ganar una de estas frecuencias sin contar con el dinero suficiente para cubrir el valor de la misma, pero DIOS puso Su mano sobre el pueblo cristiano y no cristiano y es asó como éstos donan el dinero necesario para cancelar esta cantidad.

Durante el período de enero a mayo se organiza una Junta Directiva para el Ministerio Redención que está por nacer y que tiene por objetivo principal "EXALTAR EL NOMBRE DE JESÚS". Las personas encargadas de integrar esa Junta Directiva serían Leonel Túchez y su esposa Ligia T. de Túchez, Mardoqueo Túchez y su esposa Brenda Zabaleta de Túchez,  José Jacinto Ramírez y su esposa Vivian Carranza de Ramírez.

Un día 8 de mayo del año 2000 por la tarde se enciende el transmisor que llevaría las palabras de Salvación a muchas personas, sonó por primera vez el himno "Gracias" del cantante cristiano Marcos Witt, desde ese día hasta la fecha se ha tenido la bendición de que muchas personas han entregado su vida a DIOS y han recibido Sanidad Divina. El Ministerio Cultural y Evangelístico Redención, se ha constituido como un medio en el cual el pueblo cristiano puede cumplir con la gran comisión que JESUCRISTO nos encomendó de ir y predicar el Evangelio de Salvación, es por eso que actualmente contamos con "LA FAMILIA REDENCION" que son hermanos que ofrendan para alcanzar las metas y objetivos que nos planteamos cada año de trabajo.

Queremos expresar el agradecimiento a DIOS por el respaldo tan especial que hemos recibido durante estos años y es así que podemos testificar de como muchas personas han creído en el sacrificio de JESUCRISTO para nuestra redención. Muchas personas nos visitan y llaman día a día para ofrendar y dar testimonio de las obras que ha hecho el Señor en sus vidas.